Pàgines

27.2.18

NO SABERSE PERDONAR NADA QUE PERDONARSE

Y después se desata la tormenta de mierda.
R. Bolaño, Nocturno de Chile

Vivo escondida, como si hubiera sido testigo de un crimen; conteniendo la respiración y sin parpadear, como si lo estuviera presenciando.

Cada noche, la acechanza, el depredador, su familia -que es la mía. Aunque es viejo y aunque ahora en los sueños ya me salvo cada vez.

¿Conocerá por fin la inocencia?

ES IMPORTANTE TENER PADRES.

En tierra y lengua extrañas, los días se asimilan a las noches. Y esto a aquello. Donde el bajo de un mueble como un ataud, ahora un apartamentito de alquiler. Donde uno solo, ahora el ejército. Donde el cuerpo, ¡¿ahora qué?!

HAY QUE SABERLO.
Y MEJOR TODAVÍA, ESCRIBIRLO.
ES BUENO TENER.